Prostitutas en valdepeñas las prostitutas se enamoran

Prestación recíproca de animales o herramientas o de un servicio. Parcela de tierra de labor. Término despectivo de la moneda ecuatoriana de un sucre. Sucresitos de a uno. Cesta de mimbre o de carrizo. Dícese del guarapo muy fuerte. Tela de lana rala y floja.

Obrero de las minas que barrenaba a pulso la roca. Cogollo comestible de un tipo de palmera. Conjunción quechua para reforzar la expresión. Comuneros que han desempeñado cargos religiosos o civiles. Su fibra servía a los indios para hacer las ushutas o albarcas que calzaban. Nombre popular, despectivo, que se da a los policías. La voz guaraní quiere decir planta que vive. Juego de baraja española. Sandalia hecha de cuero y suela de caucho. Tallos secos del maíz.

Recolector de la calcha. Curandero y herbolario indio. Viga de madera usada para sostener los techos de las galerías minera. En Tabaré se añade: Constituye el verdadero marco de casi todos nuestros arroyos, lagunas y ríos Especie de pequeño mortero u olla de bronce. Se llena de pólvora cubierta de polvo de ladrillo y se dispara en las fiestas populares. Persona de origen salvaje. Autoridades indígenas que cuidan la siembra comunitaria. Espacio cercado donde se seleccionaba antiguamente el mineral.

Especie de junco muy fuerte. Se cría en un solo pie y forma copa, aunque pequeña, parecida a la de la palmera. Sombrero viejo y deforme. Cara blanca, o que tira a blanca.

Acción de enfrentar a cierta distancia los gallos de pelea con objetos de prepararlos para un nuevo encuentro. Guiso de patatas, cebolla, carne y pimiento ají. Pedazo de tela gruesa acojinado que, entre silla o albarda y el sudadero, sirve para que no se lastimen las caballerías. Sus tallos sirven para construir cielorrasos. El coito de los animales. Cosecha de la patata. Tubérculo de oca pasado por agua y luego secado al sol y hielo. Ave del orden de las palmípedas, del tamaño de una paloma, con la cola corta y el pico grueso y ancho por la parte superior, que cubre la inferior; es parda, cenicienta, salpicada de lunarcillos mas oscuros.

Labrador encargado de vigilar los maizales. Burla con que se le quita a una persona lo que tiene entre las manos. Tierra de labor, pequeña propiedad rural. Forma despectiva para designar las viviendas y las tierras de los campesinos. El chagra o la chagra: Hombre de provincia o del campo. En la capital se llama así a los que llegan de las provincias. Indio encargado de vigilar las sementeras especialmente en la noche. Caballo entre bayo o y blanco. Bebida dulce hecha a base del jugo extraído de la savia, fermentada, del cogollo de la pita, del cogollo de cabuya o maguey.

Palo largo de madera liviana. Escapo floral del maguey. Ave zancuda, de la familia de los Caunos. Es de color ceniciento y tiene las patas encarnadas. Persona que se dedica a la chajma. Antiguo arado de pie. Carnero degollado, salado y curado al sol y al hielo.

Hierbas y raíces enredadas en barro. Trozo de tierra suelta. Bebedizo al que se le atribuyen virtudes amatorias. Ramas secas para hacer hogueras. Abrazar con las piernas. Mujer del soldado o del chapa, el policía. Ver Cachaco y Paco. Choza unipersonal construida en altura sobre soportes de madera. Mezcla de cualquier harina y agua.

Mote de españoles y criollos en el Coloniaje. Limpieza del monte para hacer chacras. En Todas las sangres , se denomina así a las prostitutas. Carne secada al sol o ahumada. Quemar sólo la parte velluda. Acto de beber en medio de las comidas. Hombre del pueblo azuayo Ecuador. Artimaña, procedimiento de mala fe, especialmente utilizado en un pleito por alguna de las partes. Bebida alcohólica que resulta de la fermentación del maíz, uva o frutos, en agua azucarada. Armazón en forma de muñeco, lleno de pólvora, que se quema en las fiestas.

Planta silvestre muy frondosa. Planta que suple el forraje. Este término es ampliamente usado en el campo para referirse en general a la mujer, y frecuentemente, a la propia. Caseta improvisada para expendio de bebidas alcohólicas y guisos criollos en las fiestas populares.

Desayuno frugal pero muy alimentoso. Rodillos o cestos de paja que se emplean para recoger frutas y legumbres. Convulsiones nerviosas, casi imperceptibles, con que se reacciona ante el miedo, la sorpresa o la angustia. Pollo, ave recién nacida o de algunas semanas. Generalmente se aplica a los niños encargados de esta labor. Planta leguminosa de fruto pequeño y comestible. Torta de maíz tierno envuelto en hojas.

Mazamorra de choclo molido, leche y sal. Mestizo de europeo e india. Aplícase también al indio civilizado. Mestizo de indio y blanco. Con frecuencia se usa con valor despectivo. Su madera se emplea en bastones y otros objetos de adorno por su hermoso color oscuro y jaspeado. Mestiza joven vestida como mujer de clase media.

En la zona del Paraguay y NE de Argentina es un insulto. Se aplica tanto a hombres como a mujeres. Plato pequeño y hondo de barro cocido, y a veces enlozado. Estado de obnubilación y angustia que sigue a la borrachera. Maíz cocido y secado al sol, molido después y utilizado para sopa o como condimento en diferentes guisos.

Espigas y otros restos de la cosecha que la recolección deja en las sementeras. Quien recoge el chugchi. Choza indígena hecha de ramas o paja. Hombre o mujer de clase media que trata de superarse por las apariencias. Faja de caito usada a guisa de cinturón. Patata seca al hielo y al sol. Homenaje a la Pacha Mama en los estrenos.

Estado del que no ha bebido. Manjar de quinua o trigo molido con agua, papa y carne. Cualquier hierba leñosa combustible. Planta de la familia de las compuestas. Su tallo se emplea en la cestería. Guiso de chuño y huevo. Cierta variedad de maíz. Poner gesto de enfado. En la n ovela indigenista, dícese de los siervos de un latifundio. Disco de barro en el que se cuecen las tortillas. Sometidos al concertaje, contrato por el que los indios recibían tierra y un salario a cambio de su trabajo en las haciendas.

Instituido para acabar con los abusos de la mita colonial, engendró otros, en buena medida relacionados con el endeudamiento que normalmente ligaba al campesino, de generación en generación, con el propietario de la tierra.

Heces, especialmente de chicha. Es un dolor atroz, incesante, cruel, torturador, que da la idea de la Inquisicion, del infierno, de la suprema desesperacion Desde el principio de la gran ciénaga de Palotal el paisaje toma nuevas y admirables proporciones.

El agua, cubierta donde quiera por una espesa capa de gramíneas profundamente arraigadas, tiene una profundidad media de tres metros, pero rara vez aparece en la superficie. Todo el vasto lago de verdura abarca una extension de muchas millas, limitado en su circunferencia por manglares interminables y muy tupidos, de aspecto suntuoso y magnífico.

Cartagena es la capital del Estado federal de Bolívar , uno de los nueve en que recientemente se ha dividido Nueva Granada, con una poblacion de , almas y una extension aproximativa de 40, kilómetros cuadrados, compuesta en su mayor parte de espléndidas llanuras y selvas, surcadas por hermosos rios navegables; con un clima general de 33 grados centígrados, en los veranos, y un desarrollo muy considerable de costas marítimas entre las bocas del Magdalena y las del Atrato.

El mar golpea por todos lados sus murallas; el cielo la cobija con un manto siempre límpido y azul; y los mil penachos flotantes de sus cocoteros hacen admirable juego con las altas torres de sus venerables templos medio arruinados, tristes y ennegrecidos por el tiempo.

La parte principal de la ciudad, formando una isla, ligada por un puente colgante al barrio de Jimaní que toca al continente, es toda de mampostería pesada; una enorme muralla, llena de fortificaciones en otro tiempo formidables, la circuye, defendiéndola de las invasiones del mar.

El barrio de Jimaní , compuesto de casas de paja, hermosas quintas y reductos, y que se extiende hacia el pié de la Popa, es mas pintoresco y alegre, pero ménos interesante por su estructura material. Al contrario, las pobres mujeres de la clase proletaria quizas deteriorada la raza por la miseria y la inacción , son de una fealdad dolorosa: Yo podría determinar las causas, pero me contentaré con hacer una reflexion.

Cartagena es una gran ruina, es una tumba inmensa, y entre las ruinas y las tumbas se encuentran siempre, lo mismo el hermoso lirio lleno de perfume y misterio, y el blanco alelí de las murallas, que el lagarto feo y descarnado vagando por entre los pedriscos y los escombros donde vegeta la hiedra Cartagena tiene muchos elementos de prosperidad, y puede ser grande por la agricultura interior y por el comercio de importacion y exportacion.

El mundo colombiano, en todas sus regiones, tiene cuanta riqueza puede imaginarse: El 12 de febrero dejaba yo el puerto de Cartagena para tomar el vapor inglés Thames , en viaje para San-Thomas.

Por primera vez sentia toda la solemnidad de ese acto de suprema confianza en la Providencia que presenta al hombre lanzado sobre un barco a la inmensidad del océano En el continente quedaba todo mi pasado, todo ese conjunto de tesoros que se llama la Patria ; y en la onda agitada del abismo se levantaba la sombra vaga del porvenir.

Delante de esa grandeza, de ese abismo que guarda en su seno la base de los continentes, de esa majestad suprema de la naturaleza, es preciso tener fe, levantarse hasta Dios, vivir con el pensamiento en la eternidad, llenarse de la idea de lo infinito, creer en la eterna armonía de la Creacion, admitir la noción sublime del progreso indefinido, admirar la supremacía del hombre sobre los elementos!

Allí, en medio de ese piélago que se mueve sombrío é incansable, sobre ese lomo de cristal líquido que nos lleva de continente en continente, es preciso sentir profundamente, admirar, adorar en silencio, vivir de una divina inspiración, ser poeta, cantar, y sentir en el corazon un no sé qué de heroico, de grande, segun la inminencia aparente del peligro! Eran las cuatro de la tarde, y el vapor Thames , bufando como un dragon amenazado por los monstruos del abismo, surcaba las ondas con dificultad.

El mar estaba agitado, y en vez de la superficie verde y cristalina de la bahía de Cartagena, no se veia al derredor sino una serie de colinas de agua negra y sin brillo, perdiéndose en el horizonte en una prolongada y fuerte ondulacion.

Allí sentí una cosa que por un momento me pareció miedo. Miraba el remolino inmenso, me estremecia y me parecia que algun impulso secreto me empujaba sobre el borde del navio para precipitarme entre las espumas de la estela. Después me convencí de que no era miedo lo que me dominaba. Al fin todo perdió su forma y su color; la altura de las ondas, abultada por la óptica, cubrió la lista lejana; la perspectiva se acabó, y en vez de la tierra no ví sino la faz movible y escarpada del océano.

Entonces mi pensamiento comenzó otro giro. La ancha y reluciente estela del vapor me hizo meditar en la historia de la ciencia y del heroismo, y evoqué con recogimiento y veneracion la memoria de Vasco de Gama, de Colon, de Balboa, de Magallanes, de Cortés, de Pizarro, de Lapérouse y de Cook, cuya fe y abnegacion han hecho avanzar el mundo en la carrera perdurable de la civilizacion! Sí; el hombre es soberano porque no es esclavo de la materia, porque es inmortal como especie y pensamiento, porque su destino es el progreso indefinido, sin mas principio que Dios y sin otro fin que Dios!

La noche había tendido sus sombras sobre el inmenso piélago, y yo meditaba todavía, sentado cerca del timón del Thames. De repente un sudor frió me inundó la frente, haciéndome temblar.

Quise levantarme, y sentí que la fuerza me faltaba, que la sangre se helaba en mis venas y arterias, que un horrible zumbido me hacia perder la vista, el oido y la conciencia de mi ser; en fin, que un vértigo se apoderaba de toda mi organización.

Entonces me acordé de Rodin, aquel terrible personaje del Judío Errante , que luchando con el cólera, casi en las agonías de la muerte, y sin mas poder que el de la voluntad, exclamaba: Pero al ver que esta sucumbía,—me dije con resolución: Me puse de pié, me agarré de las vergas laterales, de las barandas, y marché. Pero quince minutos después me paseaba libre y sereno sobre la cubierta de popa, fumando y riendo, y luego, en asocio de un amigo y compatriota, hacia saltar el corcho de una botella de champaña para beber por la patria, diciéndome interiormente: La poblacion del vapor Thames.

El 13 de febrero estaba yo desde muy temprano sobre el puente del paquebote. El contraste de aquellas maravillosas hermosuras del elemento iluminado y agitado, con la soledad de aquel desierto movedizo, era imponente. El sol, la brisa, las ondas y el cielo azul y trasparente reflejaban la vida, mientras que la muerte y la desolacion se revelaban en esa inmutabilidad, en ese silencio, en ese vaiven incansable de un abismo colmado por las aguas del globo entero!

El hombre es como el océano: Despues de contemplar y admirar era preciso observar la composicion de ese pedazo de la civilizacion que se llama un Vapor. El vapor americano es al inglés lo que el hotel de lujo al café ó restaurador. El viajero se siente mucho mejor bajo la bandera estrellada que bajo el leopardo.

Generalmente los capitanes de los paquebotes ingleses son muy poco galantes, y muchos de sus oficiales son ordinarios en su educacion y sus modales. Algunos Pursers son tan Probablemente los escamotadores llaman eso hacer sus economías. Los camarotes de los vapores ingleses carecen de comodidad, y el servicio de los domésticos es difícil y desagradable. Los pasajeros que, por su desgracia, no saben explicarse en buen inglés, tienen que hacerlo con libras esterlinas y chelines, en cuyo caso son perfectamente comprendidos.

Un Inglés tiene tanta fatuidad de raza, que jamas responde, aunque conozca una lengua extraña, si no le hablan en la suya, ó si no le muestran la bolsa que es lo mismo. Los vinos, cuya venta es una brillante especulacion del capitan, son casi todos detestables, sobre todo los franceses y españoles, y el buen bebedor tiene que contentarse con el abominable brandy, la cerveza comun ó la insípida limonada gaseosa, excelente para el mareo pero nociva para los nervios.

Es que el Inglés sabe beber, pero no comer, y tiene el gusto en el estómago, especie de tonel, mas bien que en el paladar. A bordo del Thames se habia reunido una sociedad de las mas heterogéneas.

El buen viejo parecia muy contrariado por falta de confianza, y se habia vuelto taciturno. No faltó quien informase luego que el muy taimado de la sangre azul tenia sus viejas marrullas de rezandero, que le hacian parecer pasablemente pecador. En ninguna parte es tan ridículo el tartufo como en alta mar. Pero nada tan curioso como una Francesa que venia de San-Francisco de California con su marido, victima de un mareo permanente.

Lo que refiero no es una invención, es la verdad, y yo mismo me aturdia al ver esas escenas singulares, incomprensibles en una mujer y sobre todo en una Francesa. En general la actitud de los viajeros era fría y reservada, durante los tres primeros dias, cosa muy natural. La isla de San-Thomas es una colina rocallosa, rodeada de agua, y nada mas.

En breve nuestro paquebote se llenó de lavanderas, fruteras y vendedoras de fruslerías y corotos de toda especie, algunos de los cuales fabricados de paja, cerda ó pita, me parecieron objetos de arte muy curiosos. La noche había llegado y yo me encontraba sobre la cubierta de popa del Thames , mi domicilio marítimo hasta el día siguiente.

La escena era admirable y me hizo recordar algunas lecturas sobre las noches hechiceras de Venecia. A mis pies, formando cadena sobre un puente de trasbordo, trabajaban los marineros, entonando en coro sus canciones favoritas que producían eco en las colinas de la costa.

Ese vapor tenia su banda de orquesta y su primera sonata me estremeció de placer, porque me trajo mil recuerdos de la patria: Después siguió Guillermo Tell , esa onomatopía admirable, que revela en su conjunto de profundas melancolías y de arranques ruidosos y atropellados todo el sentimentalismo y el entusiasmo de Rossini, el artista del amor y de la gloria. El himno nacional es para los Ingleses como el bendito ó el padre nuestro para los Españoles: Cuando el hombre se abandona al océano, su alma comprende mejor el amor, la esperanza, el valor de la patria, la poesía, lo grande, lo sublime, porque siente que la sombra de Dios vaga sobre las ondas, en el azul del cielo y en todo el misterio de la inmensidad!

A las nueve de la mañana todo el mundo lanzó su grito de despedida, al empezar con alegría y confianza la segunda navegación. Lord Palmerston acababa de caer del ministerio, con toda su clientela, por consecuencia del célebre ó ruidoso acontecimiento del 14 de enero en Paris. Allí habia de todo, y podía con facilidad hacerse la comparacion de las razas, las costumbres y los tipos característicos de cada sociedad, distribuidos entre unos ochenta pasajeros.

Y sinembargo, no hay viajeros que se trasformen mas que los hijos de Hispano-Colombia, acabando por asimilarse todo lo que encuentran mas saliente en las sociedades europeas, sobre todo en Francia. Los Alemanes, ó se manifestaban pensativos, cerca de un mueble marítimo, pasando horas enteras en fumar y mirar el cielo y el océano con profunda melancolía, como abstraídos del mundo por algun ensueño; ó se reunian en grupos exclusivos para conversar en voz baja y pasearse interminablemente del uno al otro extremo de la cubierta.

El Frances es el hombre del mundo que mas lee, sin contar con que es el que mas canta y rie. Todo lo que es artístico le encanta, y si adora el equívoco calembour , es precisamente porque en él la malicia del pensamiento se formula con arte.

Ademas el Francés es el rey de los viajeros. Si el Inglés no tiene rival en su furor de viajar, el Francés le aventaja en el arte de viajar. Los Ingleses, por de contado, hacian un gran contraste.

El orgullo es la fuente de todas sus virtudes, como de todos, sus defectos. En general, el Italiano es chistoso, amigo de historietas ó anécdotas, entusiasta por lo bello y por la libertad.

Él ama las bellas artes, pero no precisamente por el arte, ó la composicion ingeniosa, sino por la belleza que reproducen ó crean aquellas. Desinteresado y generoso, jovial, vehemente, su idea fija es la libertad y la unidad de Italia, y su fe no se extingue jamas. Un Italiano escéptico es un fenómeno, porque la esperanza es la sola fuerza de su vida. Y como consecuencia de esa fe que le es característica, su resignacion es admirable para soportar la expatriacion y todos los contratiempos.

Unidos y leales entre sí, hacian causa comun en todo y para todo. Sobrios en lo general, no les faltaba un momento el cigarrillo ó el cigarro, y se hacían notar donde quiera por su ardiente algazara. Por otra parte, no hay un pueblo tan nacional como el español. Durante algunos dias el océano se habia calmado, y su admirable inmovilidad carecía de interés.

Lejos de las costas, en alta mar, la escena es monótona cuando la tempestad no agita los ondas y produce sus fenómenos sublimes. Aquella mujer comía tanto, tanto Otro tipo femenino bien curioso era el de una Inglesa de la sangre caliente, fenomenal, que no se daba por notificada de sus sesenta inviernos. Habia naufragado recientemente en las Antillas, y referia el episodio terrible con una frescura singular. Entre los compatriotas de esa alegre Megera se distinguian por sus extravagancias un ministro presbiteriano y otro anglicano en ciernes.

El primero, largo de dos metros y medio, seco y cadavérico y lleno de manías, andaba siempre con una Biblia en hebreo, dando consejos, hablando solo, haciendo extrañas gesticulaciones, y retozando con los niños de algunas señoras.

Era un excelente médico, buen cristiano y humanitario en extremo. Su idea fija era la abolicion de la esclavitud, y se veía que el extravío de la razón, que no era sino mediano é inofensivo, había dejado intacta toda la pureza de un nobilísimo corazón. Reprobaba mucho el juego interesado, bailaba con los hombres con sumo entusiasmo, era en extremo sobrio, extravagante en su vestido y sus movimientos, y en sus buenos ratos leía los salmos con unción y aprobaba mucho diversiones tales como el baile y el canto.

Un dia le pregunté si tenia vocación para el sacerdocio, y por qué se manifestaba tan profano, y me dijo: Un vapor es una Babilonia ambulante, en cuyo interior se puede estudiar el mundo mejor que en ninguna parte. El médico del vapor, caballero muy estimable, habia muerto en lanoche anterior, de fiebre amarilla, enfermedad contraída en San-Thomas, donde la muerte hace todos los años abundante cosecha de viajeros.

Toda la tripulación estaba reunida en el escotillón, miéntras la mayor parte de los pasajeros dormían. La ceremonia era solemne y profundamente aflictiva.

La idea de la inmortalidad, de la eternidad, de lo infinito, parecía revelarse con mas elocuencia y energía en ese cielo sin horizonte, en esa superficie movible, inmensa, incansable, cuyas ondas remedan el flujo y reflujo de la humanidad entre la vida y la muerte, y la existencia de un espíritu universal que todo lo agita y no perece nunca Los marineros lloraban en silencio, con una emoción tan honda que compadecía.

Solo ese abismo, que recibe todo el tributo de la tierra, y sobre el cual se revela con mas esplendor la omnipotencia de Dios y la grandeza del hombre, es digno de recibir los despojos de la criatura inmortal cuyo espíritu jamas perece! Después, el día 28, estuvimos en plena tempestad. La noche multiplica siempre la gravedad de las impresiones, y es el sol con sus eternas alegrías el que hace palpitar el corazon de esperanza y placer. Por una singular casualidad, el canal estaba tranquilo como un lago, y sus aguas verdes y trasparentes reflejaban un cielo magnífico.

Recordaba las selvas y los desiertos de mi patria, donde la naturaleza reina sola en todo su esplendor; donde faltan el cultivo, el arte, la prevision y los monumentos que atestiguan un colosal progreso y la actividad de la vida industrial; y la comparación me afligia profundamente. La ciudad y su puerto. La bahía, penetrando en la tierra vigorosamente, se ensancha en el, interior en una especie de círculo oblongo, y por todos lados la costa es el término de colinas notablemente bellas, pobladas de quintas, palacios, bosques artísticos de pinos y encinas, jardines espléndidos, sementeras de cereales y huertas de frutas y legumbres.

En Inglaterra se tiene un gran respeto por la palabra del hombre, y la sinceridad es siempre el camino mejor. Después de salir de los vastos salones de la Aduana, el viajero se ve asaltado por los cocheros y carreteros, especie de mendigos sobre cuatro ruedas, que se disputan los chelines del gentleman novicio. La primera parte de la ciudad pertenece propiamente al puerto, la aduana, la estación del ferrocarril y del telégrafo y todo lo relativo al servicio de comunicaciones.

Allí es donde tiene el marino su soberanía, campea gallardamente el remero, atruena el carretero, y se pavonea, trasformado, el steward sirviente de paquebote que pocas horas antes servia al pasajero la hirviente taza de punch. El cuadro de costumbres es animado y vigoroso, porque todas las gentes que se cruzan por las cercanías de la aduana son los obreros del sol y del agua, endurecidos por las fatigas de un trabajo penoso.

Ya tropieza el viajero con el marino de pequeña estatura, rollizo y mofletudo, con su chaqueta de paño negro, abierta, el ancho cuello de la camisa de franela, el sombrerito redondo y charolado, puesto al desgaire sobre una oreja, la corbata negra y flotante y los monumentales botines llenos de clavos, sonando como herraduras de caballos.

En fin, el guarda de la aduana, con sus aires de persona importante ó cancerbero del puerto, arroja sobre el recien venido una mirada escrutadora ó de protección, como para hacer comprender que tiene en sus manos las llaves de las puertas.

El Francés ama el teatro, el café y el periódico;—el Inglés las carreras de caballos, la Bolsa y el almacen. En Inglaterra se vive tan apriesa, que la nación entera es un circo de corridas de caballos ó un inmenso railway. Allí no hay tiempo para sentir el corazon, porque el bolsillo es todo. Ser Inglés negociante no es una manera de ser moral ; es apenas una operacion de aritmética, formulada por una cabeza, un par de brazos, otro de piernas, etc.

Southampton es una bella ciudad. Carece de monumentos, porque es casi nueva, pero tiene varias iglesias de estilo gótico normando algo curiosas. No faltan bellos paseos, grandes plazas muy bien mantenidas y abundantes mercados.

El barrio opulento, donde tiene sus grandes y lujosos almacenes el comercio, es el del lado occidental, comprendiendo principalmente las calles magníficas de High y Oxford , en cuyas innumerables tiendas se encuentra reunido cuanto la civilizacion de Europa y el comercio del mundo pueden producir.

Allí toda poesía falta: Pude confirmar esta opinion al visitar, por la primera vez de mi vida, en Southampton, una iglesia protestante. Y sinembargo, hoy es frio, reflexivo, civil, pacífico, humano, moral y eminentemente progresista. No hay en Inglaterra objeto tan respetable como las tumbas; un cementerio es allí positivamente el templo de la muerte, que goza de absoluta inviolabilidad.

No dudo que este sistema de panteones al aire libre, dentro de las ciudades, sea pernicioso para la salud; y en Inglaterra se trabaja ya por suprimirlos. La multitud, al desfilar por la calle delante de un panteon, comprende cada dia que la tumba es el fin de las miserables pasiones de una vida que la virtud no engrandece, y fortifica su conciencia para la peregrinacion mundanal con el pensamiento de ese algo misterioso que se adivina detras de la losa.

Pero esas mujeres de tan completa hermosura, carecen, en general, de esa vida en la mirada, ese fuego en la sonrisa, esa poética expresión reveladora del alma y del sentimiento, que constituyen la belleza. Pero si Inglaterra es el país de las hermosas, y Lóndres encierra centenares de miles de esas hadas engañosas verdaderos sofismas, puesto que lo moral no corresponde con la seducción física ,—las ciudades como Southampton y Liverpool son los puestos avanzados de ese admirable ejército de caras admirables.

Pero luego luego fué reparando que sus señoritas vendían frutas ó baratijas, ó llevaban distintivos de domesticidad, y perdió sus primeras ilusiones, en asocio de unas cuantas manotadas de libras esterlinas representantes de las viejas onzas desempaquetadas.

Un dia vió pasar una hermosa sirena en un lujoso coche, y luego descender sobre el enlosado de la calle. Se cruzaron, y la Inglesa que adivinó bajo el paltó del Colombiano la existencia de una mina de oro, le arrojó una de esas miradas que tumban de redondo como las bolas del gaucho de Buenos-Aires, y le magnetizó.

Preciso le fué resignarse. En el hotel en que permanecí en esa ciudad con mi familia, durante cuatro días, había una señorita sumamente linda, llamada Fanny, y estaba hospedado un joven compañero mío de navegacion. La ley de la atraccion produjo sus efectos y mi compañero le llamaré H se enamoró perdidamente de Miss Fanny. Esta no fué insensible, y concedió algunas coqueterías inocentes, propias de los diez y seis años. No quise adelantar la discusion por prudencia, pero quedé persuadido de que la afirmacion de H no era mas que una chapetonada , mentira de amante jactancioso.

Al siguiente dia un lance muy cómico nos aclaró el misterio. Miss Fanny tenia una hermana gemela, tan perfectamente igual en todo, que ni mi esposa con la penetración de una mujer había podido distinguirlas.

Como el joven Español no sabia una jota ó una h de inglés, su lenguaje había sido el de las sonrisas y señas, las flores y regalos de fruslerías elegantes, etc.

Sinembargo, la rapidez del tren no permite apreciar bien los objetos, salvo en las numerosas estaciones cerca de las ciudades y las villas que demoran sobre el trayecto. Los Ingleses estiman en mucho el tiempo y no evitan nada por economizarlo. La agricultura inglesa no tiene rival en Europa, por su irrigacion, su régimen de cultivo, la educacion de las crias, sus instrumentos de labor, sus excelentes abonos, la fecundidad del suelo, la paciente laboriosidad de los obreros y otras circunstancias.

Es un gran mercado de quesos, tan valioso, que de allí parten para todo el país y el extranjero valores muy considerables en ese artículo que es al mismo tiempo fruto pecuario y fabril. La igualdad del terreno, que es perfectamente plano para el viajero, y la multitud de puentes secos, tunels y bosques de pinos en todo el trayecto, no permiten registrar de lejos el inmenso panorama de Lóndres.

La idea de Lóndres no se puede adquirir al llegar, por falta de un punto de vista que ofrezca el panorama completo. Lóndres es una inmensidad compuesta de ceros, es la paradoxa de millones de nadas , de séres nulos ante el conjunto, formando la suprema grandeza!

La partícula parece insignificante y lo es aisladamente; pero la armonía y la cohesion providencial de todas las partículas producen la fuerza de la Creacion y de la humanidad y el admirable fenómeno de la civilizacion. Todo aquello es suntuoso y promete un excelente servicio para el viajero que llega fatigado y hambriento. En Inglaterra todo es extremoso, en general: Pero en materia de hoteles, como de cafés, almacenes, etc. Lóndres es tan colosal, tan complicada en su estructura material, que para recorrerla en todas direcciones y escudriñar sus secretos se necesita un estudio permanente de algunos años.

Si para averiguar toda la estadística de Lóndres es indispensable una larga observacion, para comprender su estructura general bastan quince dias bien empleados. Londres no es absolutamente otra cosa que la metrópoli de la industria y del comercio del mundo,—es decir, el reflejo colosal de una de las grandes faces de la civilizacion; mientras que París es la metrópoli de la civilizacion en todas sus manifestaciones;—es una fisonomía compleja y de mil colores.

En Londres todo se reduce al movimiento de la riqueza material, con raras excepciones. En París no solo se ve la riqueza en acción,—sino que tambien se encuentran reunidos todos los tesoros del arte, de la ciencia y de cuanto hay de espiritual y delicado en el refinamiento de la humanidad.

Así, aunque la ciudad es una sola en su apariencia, se observa una profunda diferencia entre el centro y los arrabales. Esta segunda aristocracia, la mas noble por su origen—el trabajo,—pero la mas odiosa en parte, por su conducta,—el egoismo y el orgullo,—es la que tiene la soberanía en el centro de Lóndres.

Lo que uno de esos señores gasta en uno solo de sus magníficos caballos sería bastante para asegurar la subsistencia de toda mi familia Los perros de ese lord son mas respetables y felices que yo; y la querida de ese banquero gasta en sus guantes cada semana mucho mas de lo que mi esposa, que es honrada, gana con sus fatigas de un año entero La noche es el momento mas propicio para recibir el golpe de vista de las calles de Lóndres en su parte mas concurrida.

La luz del sol es casi siempre triste y opaca, y solo al reflejo de la iluminacion deliciosa que produce el gas se destacan las figuras con toda su energía y se ven en toda su verdad los contrastes de luz, de sombra y claro-oscuro. Es entonces que Oxford y Regent street , el Strand , y todas las grandes arterias del movimiento tienen su espléndida fisonomía que pasma. Los almacenes y las tiendas, espléndidamente iluminados por el gas en el interior y el exterior, ostentan la infinita variedad de los valores que contienen, en términos que las muestras nomas, expuestas en las fachadas y entre vidrieras luminosas, representan capitales ó fortunas considerables.

En ninguna parte es mas extremoso el lujo que en Lóndres, ni se exageran con mas extravagancia las modas y toda clase de invenciones. Allí se considera tiempo perdido el segundo que se gasta en saludar ó pronunciar una frase cortés y agradable.

El interes domina en todo y cada palabra tiene su precio. La contestacion fué darme un apretón en la mano, muy significativo, y engarzar su brazo del mio sin decir una palabra. En Inglaterra, y particularmente en Lóndres, el indigente carece de la conciencia de su posicion.

Si hay un estado que exija mayor dignidad ó estimacion de sí mismo para soportarlo, es el de la pobreza. El indigente debe llevar en su exterior la lógica de su indigencia, que es su dignidad. Ellas descienden de lo mas alto hasta lo mas bajo, sin que en todas las gradas de la escala falten el orgullo, la vanidad y el espíritu de ostentacion é imitacion. Es increíble hasta dónde llega la fecunda inventiva de los vagamundos, los caballeros de industria, grandes y pequeños, y los perezosos é indigentes, para crearse pequeñas manipulaciones y oficios de explotacion de los ociosos, en infinita variedad.

Entre esas industrias hay una que tiene verdadera utilidad, pero que provoca la risa por su original extravagancia: Como Inglaterra es el país de los anuncios y los rótulos en supremo grado, no se considera bastante hacerlos circular en los diarios y en los cartulones de las esquinas, y así como hay individuos-escobas y de peor condicion aun, hay hombres-avisos.

El hombre-aviso es de dos especies: El segundo es un aviso mudo: El hombre-aviso gana por dia tres, cuatro ó seis peniques, cuando mejor le va! Si en general los saltimbancos innumerables de las calles no inspiran sino desprecio por su desvergüenza en escamotar, y si los mil y mil vagamundos de órgano berberisco llevan su impertinencia hasta hacer desesperar, hay entre las muchas clases de artistas y pobres ambulantes una que suele inspirar simpatías al viajero: Los ocho artistas tocaban por nota deliciosamente, sobresaliendo en el violin y la flauta, y pude saborear las admirables cavatinas y particiones de Norma, il Trovatore, la Traviata y el Himno de Italia.

Aquellas armonías,—los recuerdos de Colombia que me hacian evocar,—esas caras varoniles, de barba negra y crespa, llenas de la melancolía del proscrito y de la del artista,—el efecto de la iluminacion sobre el inmenso grupo de espectadores, y sobre todo, la profunda emocion con que el concierto me hacia pensar en la desventurada y noble Italia, cuyos hijos sufrían la esclavitud, el calabozo ó la proscripcion, sin perder nunca la esperanza de la libertad y la independencia: Cuando volvía pensativo, en la dirección de Hyde Park , pasando por entre los grupos animados de la opulenta calle de Oxford , me decía con tristeza: La civilizacion es justicia , es el acuerdo de la sociedad con la naturaleza, es la armonía de los hechos humanos con el derecho eterno y divino, es la equidad en la distribucion del bien—herencia divina—no del mal, que es un accidente del error!

Como en las cosas humanas casi todas las verdades son relativas, porque lo absoluto en la tierra excluye la idea del progreso indefinido, nada puede conducir el espíritu hacia la luz tanto como la observacion de los contrastes. Lóndres, esa mole colosal de grandeza y podredumbre, de oro y de hierro, como de lodo y amarguras, es por excelencia la metrópoli del romanticismo social. Allí el drama se confunde con la comedia, como el millonario se codea con el mendigo, el dandy superficial y afeminado con el bandido de larga experiencia en los misterios del crímen, y la elegante y bellísima lady de esmerada cultura y candorosa pureza con la meretriz infame que vive del inmundo comercio de la lujuria.

Pero el tiempo y el desórden en las construcciones de la gran ciudad han confundido los escenarios del drama, de tal manera que el observador no necesita de largas peregrinaciones al traves de los barrios desiertos para descender al abismo de miseria y degradacion que se esconde bajo el oropel y la ostentosa opulencia de una industria exuberante pero viciosa en su organismo. Pero mi propósito es describir mis propias impresiones, no las ajenas, y por tanto mis pequeños cuadros solo pueden abarcar algunos pormenores.

Mas tarde debía adquirir, en un viaje completo por la Gran Bretaña, las nociones que me faltaban. En el primero de esos territorios de la miseria viven amontonados, enhambrecidos y generalmente miserables, mas de novecientos mil individuos. Es allí donde viven los ociosos amontonados como brutos, harapientos, semi-proscritos como gitanos, lívidos como el hambre que los devora, y hormigueando en las callejuelas, los sucios y ennegrecidos patios y las cloacas, como semilleros de gusanos.

Pero el cuadro es muy extenso. El ser que en San-Gil es mendigo hambriento y lastimoso, en Bethnal-Green es jugador, concupiscente y ebrio, y en White-Chapel se convierte en bandido. No pude tener ni el tiempo ni las facilidades necesarias para visitar con provecho los barrios de Bethnal-Green, White-Chapel y Spitalfields , muy excéntricos y complicados pero vecinos de las extremidades lejanas de la City.

Allí no hay mas que tumbas, porque no hay mas objetos que abrigar que enjambres de esqueletos disecados por el hambre, la impiedad y la prostitucion! Como los edificios tienen cuatro, cinco ó siete pisos exteriores y las aceras distan entre sí dos, tres ó cuatro metros, cada callejuela tiene el aspecto de un abismo ó de una grieta enorme producida por algun terremoto en los estratos rocallosos de una montaña caliza.

En efecto, tuve valor para acercarme y ver El piso de esa cloaca era de tierra apénas apretada y estaba casi todo cubierto de montones de paja sucia y empapada por la humedad. Ningun mueble se veia en el centro, y solo en dos rincones se destacaban las sombras de algunas esteras de tamo en forma de colchones enrollados. Muy cerca estaba sobre otro monton de tamo una vieja tullida que pocos momentos despues se arrastró sobre las manos y las rodillas para recoger la limosna que mi compañero le arrojó desde la escalera.

No es posible que criatura humana viva allí El dolor no tiene para ellos ninguna significacion moral; su espíritu ha muerto asfixiado por la inmundicia que rodea la materia! Y apesar del hambre y del dolor físico, esos séres que se amontonan allí sobre esa paja enmohecida por la humedad, buscan frecuentemente los deleites asquerosos de la concupiscencia!

Ahí los sexos se confunden, y entre las 30 ó 40 personas que yacen en el fondo de la cloaca sombría, suceden cosas que solo el ojo impasible de Dios puede mirar sin estremecimiento, y que no tienen nombre en el vocabulario de la civilizacion Entonces, la chusma entera se cierne sobre Londres como una nube de cuervos, y el barrio de San-Gil queda desierto durante todo el dia El cangro abarcaba con sus fibras y raices todas las entrañas de la sociedad He ahí lo que ha sucedido en Inglaterra.

El contraste de los edificios es curioso. Tal parece como si los capitalistas quisieran decir al observador: Pero todo eso es impotente: La catedral gigantesca de San Pablo no es un monumento de la arquitectura sino del orgullo de un gran pueblo. De los once puentes de Lóndres cuatro me llamaron principalmente la atencion por su novedad: El de Vauxhall , cuyo servicio data de , es un sólido y hermoso puente, pero no llama particularmente la atencion, así como el de Westminster.

Fué reconstruido en , tiene piés ingleses de longitud y unos 80 de anchura; es todo de granito, compuesto de tres enormes arcos casi horizontales de un mérito arquitectónico insuperable. Ese puente es un verdadero monumento de arquitectura moderna, tiene una hermosura pintoresca, y es en su género uno de los mejores de Europa. Como en Inglaterra el gobierno jamas es empresario de vias de comunicacion ó cosas semejantes, el paso de los puentes no es gratuito, excepto en el de London.

La profundidad media es de 2 metros, que disminuye mucho cuando las mareas se retiran, y llega hasta 7 y medio bajo el puente de Lóndres en la mas alta marea. Era una sola, entre mil banderas distintas, pero una sola me bastaba Fué así como pude ver, al pasar y apénas exteriormente, muchos suntuosos ó interesantes monumentos, ya que me faltaba tiempo para un estudio minucioso de Lóndres, en mi primera visita.

Bajo el punto de vista del aseo, la comodidad, la extension y el órden, no hay en Europa hospitales que puedan rivalizar con los de Inglaterra. Segun se me informó, la penitenciaria produce los mas benéficos resultados, reposando en el principio de la combinacion del aislamiento con el trabajo en comun.

Aquella es una obra que asombra por su magnificencia, pero que carece de la misteriosa majestad de la poesía artística. Ese palacio es digno del pueblo inglés, aunque en mi opinion sus legisladores debian haber sido mas modestos en tanto que hubiese en el seno del país miserias que curar y prevenir.

El lujo de las naciones es tan culpable como el de los individuos, cuando contrasta con algun testimonio de ignorancia ó miseria. Casi inmediatamente despues del London Bridge , domina el rio con sus altos muros de sencilla arquitectura el enorme edificio de la Aduana Custom-House , que es el palacio real del algodon, los frutos de la India y todo lo que producen las cinco partes del mundo.

De todo el conjunto de antiguos edificios que lleva ese nombre comun y absurdo, el mas notable es el que tiene la especial denominacion de la Torre-Blanca the White-Tower Este solo compartimiento tiene una circunferencia de 3, piés. El monumento entero fue fundado en por Guillermo el Conquistador para la defensa de Lóndres, compuesto de una gran torre central y trece pequeñas que la rodeaban, de las cuales algunas no existen. Es en esa gran tumba de piedra donde han terminado su carrera de prosperidades, de glorias ó de crímenes muchos príncipes, gobernantes y poderosos.

Una dé las torres se llama la sangrienta: En otra de esas torres, la llamada de Wakefield , fue asesinado otro rey—Enrique VI. El aspecto exterior es de una magnificencia imponderable, consideradas la fachada y las torres, pues el cuerpo del edificio es muy sencillo. La iglesia data del principio del siglo XI, y es en ella donde tiene lugar la coronación de los monarcas de la Gran Bretaña.

Con todo, Westminster ha dado asilo a notabilidades de muy dudosa ortografía, muchas de las cuales han pagado mas bien que merecido el pasaporte para descansar en algunas de las gloriosas tumbas de la venerable catedral de los muertos y de los reyes, poblada de estatuas, bustos y obras soberbias de escultura. Una de las mas notables de esas obras es la gran tumba de Eduardo IV, cuajada de esculturas magníficas, y que tiene una forma singular por las torres circulares que la encuadran.

Los Docks , lo repito, son la creacion característica de Lóndres, el monumento típico de la grandeza comercial de los Ingleses. Pero contemplar sus Docks , principalmente los de Lóndres y Liverpool, es asistir al movimiento de las arterias de ese pueblo mercantil y cosmopolita por excelencia. Allí se ve, por decirlo así, palpitar el corazon de Inglaterra,—revelarse toda la energía, toda la fuerza de su vitalidad,. No me fué posible examinar de cerca otros Docks que los de Santa-Catarina y Lóndres, ni tenia precision de visitar los demas, puesto que aquellos son los mas completos, aunque los de las Indias Orientales son los mas considerables.

El laberinto de albercas ó diques penetra al corazon de la ciudad por en medio de vastos muelles planos y altísimos edificios, y de este modo se produce el extraño fenómeno de una ciudad flotante compuesta de navíos de todos tamaños metida literalmente en el seno de la ciudad de piedra y ladrillo que se llama Lóndres.

Los buques entran allí con tres objetos, pagando un moderadísimo derecho: Una infinita red de cascos, arbolajes en interminable bosque, banderas de todas las naciones, etc. El Dock no es solo un establecimiento comercial y creado para el servicio de la navegacion: Desde el instante en que la mercancía entra al depósito en el Dock , queda avaluada por peritos, asegurada y bajo la responsabilidad de los empresarios del mismo Dock.

El propietario de la mercancía recibe un documento warrant que acredita su propiedad, con expresion de la cantidad, calidad, valor, etc. Es incalculable el bien que semejante institucion hace al comercio y la industria, multiplicando los capitales y las transacciones por medio del crédito. Es allí donde se acumula esa famosa escuadra pacífica , si se me permite la expresion, compuesta de millares de navíos de grandes dimensiones, que alimentan el comercio entre Inglaterra y las regiones del Indostan y la China que han sido explotadas hasta ahora por la compañía de las Indias.

Greenwich cuenta unas 8, casas de habitacion con cerca de 30, almas: El parque de Greenwich es el Saint-Cloud de los vecinos de Lóndres. El edificio contiene una riquísima coleccion de instrumentos y trabajos de astronomía y marina, y aunque los Ingleses se sirven con frecuencia del meridiano establecido sobre la catedral de San Pablo, el de Greenwich no ha perdido nunca su importancia científica. Todo el Hospital se compone de varios grandes cuerpos enteramente separados por anchas calles, y reinan en todo su conjunto y sus detalles el orden mas admirable, el aseo, la comodidad y la dignidad.

Visité detenidamente la capilla, el museo, el refectorio, las cocinas y despensas y tres de los dormitorios en los dos grandes edificios principales, y en todos esos sitios recogí las mas gratas impresiones. La capilla, espaciosa, seria y sencilla como todos los templos de los protestantes, no contiene cuadro ni adorno alguno. No faltan allí frescos de mérito real, y algunos cuadros entre los muchos de combates navales históricos para Inglaterra, ó de retratos de famosos marinos de indisputable valor artístico.

Las cocinas sobre todo, servidas apenas por unos pocos brazos perfectamente, brillan por el esmalte de sus hornillas y su menaje, con limpieza incomparable. Puede decirse que cada cual tiene su casa propia, así como tienen sus buenos vestidos confortables y característicos. Los dormitorios son anchas y extensas galerías situadas en pisos altos, con mucha luz, aire puro y libre, y una soberbia vista desde las ventanas.

Muy cerca del muelle de Greenwich estaba anclado el enorme coloso marítimo llamado Leviatan , la mas soberbia y la mas errada ostentacion del orgullo inglés, como soberano de los mares. Habia olvidado proveerme de un billete de entrada, y por eso no pude ver el monstruo sino exteriormente, todavía en construccion en el interior, y por lo mismo muy incompleto.

Muchas descripciones del Leviatan han circulado en la prensa del mundo, y no las repetiré aquí, tanto mas cuanto que no quiero hablar sino de lo que veo. El Leviatan , no siendo mas que un buque mercante ó de trasporte, es tan gigantesco que costó mas de cinco millones de pesos. Baste decir, como término de comparacion, que al lado del Leviatan se veía como un pigmeo un enorme navío de tres puentes, de primer orden, anclado allí constantemente y que sirve de hospital para los marinos extranjeros.

Tal es la proporcion. Si Lóndres tiene poquísimos monumentos antiguos ó modernos que merezcan la atencion por los tesoros de su arquitectura, cuenta algunos establecimientos que son verdaderas maravillas de la civilizacion moderna. Entre estos ocupan un lugar eminente los jardines científicos. En ellos se revelan no solo el gusto y la sencillez encantadora que imita la naturaleza, sino tambien la opulencia y la universalidad de relaciones de Inglaterra.

Es proverbial la habilidad de los Holandeses en horticultura. Es en medio de sus lagunas marítimas que ha nacido el gusto por los estudios y refinamientos de ese arte encantador, y es la Holanda, sin disputa, la que ha hecho adelantar mas ese género de agricultura.

Y fuera de Lóndres, en Richemond, Windsor y otros lugares pintorescos tienen una magnificencia afamada. En esa misión de iniciativa ó de poder de la opinión todo es grande, todo refleja la fuerza de un pueblo colosal, perseverante y puntilloso.

En la época en que los visité el invierno apénas concluia; la vegetación al aire libre estaba muerta, y faltaban por lo mismo todos los encantos del bosque y el jardín; que dependen de la naturaleza.

En el segundo se encuentra, durante la primavera, la mas variada y completa coleccion de plantas raras, representantes de la vegetacion del mundo entero. Admiraba la flora europea de todas las latitudes, educada en cierto modo por la civilizacion, embellecida con el arte, en cuanto este puede embellecer la naturaleza.

Pero nada llenaba tanto mi espíritu y mi corazon como la vista de los grupos de plantas colombianas. Yo creia vivir en Colombia, respirar su aire vigoroso, contemplar su cielo espléndido, calentarme con su fuego, ó levantarme sobre sus cordilleras empinadas, devorar sus frutas deliciosas y embriagarme con los perfumes de ese mundo de luz, de fuerza y majestad natural que habia dejado del otro lado del Océano.

En presencia de esos portentos de la ciencia, del arte y del comercio y los viajes, y agitado por tan profundas impresiones, sentí duplicarse mi fe en el progreso infinito y fortalecerse mi creencia en la mancomunidad de todos los pueblos en la obra inmensa de la civilizacion. Los pueblos son como las plantas: El jardín Zoológico tiene el triple ínteres del arte en la distribucion, la hermosura vegetal y el movimiento animal que revela la vida de las innumerables familias sometidas al poder ó al servicio del hombre.

La concurrencia de visitantes es siempre muy considerable, y los grupos movibles y variados a que ella da lugar aumentan el ínteres de la escena. No pretendo hacer una descripcion completa de aquellos jardines, cosa imposible para el que apenas ha podido recorrerlos durante algunas horas.

Así, solo indicaré algo de lo que fijó mas mi atencion. La coleccion en todo su conjunto es inmensa y de una maravillosa variedad, conteniendo solo dos ó tres individuos de cada especie y género para no complicar el estudio que puede hacerse de todas las familias. No hay duda que la admirable coleccion de fieras, de mamíferos de todas clases, ofensivos ó inofensivos, de rumiantes, monos, etc. Todos esos grupos llaman la atencion por su ferocidad, ó su inteligencia, ó su corpulencia, ó Sus particularidades.

Pero lo mas acabado y bello en el jardin Zoológico, ó al menos lo que mas interesó mi curiosidad, fué la inmensa variedad ornitológica,—el pequeño palacio de los peces y animales marinos y la coleccion de los reptiles. Es talvez en esas grandes familias, hijas del viento, de las aguas y de las grietas sombrías, donde mejor se revela todo lo que la ciencia y los viajes han podido avanzar, y todo el poder de domesticacion que el hombre es capaz de ejercer sobre el reino animal entero.

Al pasar por delante de las vastas pajareras al aire libre, que son los palacios enrejados de innumerables lindísimas aves, un torrente de las mas variadas armonías se difunde en el viento, formando el concierto mas encantador.

Allí todo es movimiento, alegría, canto inagotable, como si los millones de voces de la creacion tuvieran sus ecos en el seno de las lucientes jaulas. Confieso que sentí despecho y tristeza al contemplar el palacio de los cuadrumanos.

Todo el espíritu de imitacion y ostentacion, la vanidad, la inquietud, la curiosidad insaciable y otras cualidades parecidas que tiene el hombre, son el distintivo del mono;—prescindiendo de ciertas tentaciones traviesas y malignas en que los monos no nos llevan mucha ventaja a los animales parlantes de espíritu inmortal. Y bajo este aspecto, no hay duda que el mono es un preceptor muy importante; solo que, como sucede siempre, los discípulos no hacemos caso de la leccion y nos burlamos del maestro en caricatura.

Lo mismo valdría vivir domesticando un fraile mejicano, un guerrillero de ley ó un recaudador de peajes. Allí el observador puede leer en la mirada del reptil, sobre todo del enorme boa, las gradaciones de la irritabilidad.

El olor y algunas otras cosas influyen mucho respecto de los reptiles. Allí cada grupo se encuentra en una urna trasparente, viviendo en su elemento y entre las rocas, las arenas y la vegetacion del fondo del mar. A primera vista ese magnífico jardin ó paraíso mixto de Lóndres no es mas que un establecimiento científico, un estímulo para las excursiones del naturalista, y un elemento de especulacion, y de recreo. Si en general el elefante, las girafas, los camellos, las zebras y otros brutos igualmente curiosos reciben los homenajes de la mayor parte de la turba, no faltan amadores ó aficionados que tienen su oso, ó su tigre, ó su boa predilecto.

Una verdadera emulacion caritativa se establece allí, y una visible correspondencia de amor entre el hombre y el animal. Al frente del parque del Regente , sobre la misma calle ó avenida, se encuentra un curioso edificio,—el Colosseum ,—que en otro tiempo era muy concurrido y ha perdido casi toda su importancia. Así, recorriendo todo el balcon circular del centro, se van registrando sucesivamente todas las partes unidas que componen en un solo cuadro circular todo el inmenso panorama de Lóndres.

La perspectiva es tal, que la ilusion es completa. Lóndres es la ciudad-escuela por excelencia, porque abriga en su hirviente seno todos los elementos de la lucha terrible empeñada entre la civilizacion y la barbarie, es decir: Su verdadera maravilla es la Gruta artificial de estalactitas, imitando la de Fingal, si no recuerdo mal. Si el edificio es espléndido, y el órden, la comodidad, la claridad y la clasificacion exacta reinan en todas partes, tanto en el Museo mismo como en la magnífica biblioteca anexa,—no brilla ménos el interior por la abundancia y maravillosa universalidad de las colecciones, y la perfeccion de los métodos de direccion y conservacion.

Las colecciones de fósiles de toda clase, de restos de monumentos orientales, africanos, etc. En efecto, los salones que contienen los fósiles de todas clases son de una riqueza imponderable, ofreciendo entre otros objetos los colosales esqueletos de dinoterios, megaterios, mastodontes, iguanodones y otros monstruos de la época antediluviana, en tan perfecta organizacion y conservacion, que el visitante encuentra en esas osamentas seculares la clave de la historia geológica, animal y vegetal del globo, y del progreso incesante que se ha verificado en la trasformacion y el pulimento de la materia, como base del progreso lógico é indefinido de la civilizacion.

El salon de los mamíferos anfibios es admirable. Allí la arquitectura, la escultura y otras artes semejantes reflejan vivamente como en todo tiempo y pais las creencias religiosas, las costumbres, las instituciones y el estado mas ó menos primitivo y tosco, mas ó menos refinado, del desarrollo social. El mundo moral se muestra allí en su infancia exuberante, y sin pulimento como el mundo físico. Si Westminster-Abbey y London-Tower son los monumentos de la historia, London Bridge y el Tunnel los de la industria, y el British-Museum y el Zoological y Botanical-Gardens los de la ciencia, la catedral de San Pablo es para los Ingleses el monumento de su grandeza, su religion y su orgullo, así como el Cristal-Palace lo es de su cosmopolitismo y su progreso artístico.

La gran catedral de los anglicanos costó cerca de siete millones de pesos; fué construida por el famoso arquitecto Wren, en , habiéndose invertido en la obra treinta y cinco años de labor.

: Prostitutas en valdepeñas las prostitutas se enamoran

Prostitutas en valdepeñas las prostitutas se enamoran Casa de prostitutas villaverde bajo donald trump con prostitutas
Prostitutas en valdepeñas las prostitutas se enamoran Ese palacio es digno del pueblo inglés, aunque en mi opinion sus legisladores debian haber sido mas modestos en tanto que hubiese en el seno del país miserias que curar y prevenir. Entonces me acordé de Rodin, aquel terrible personaje del Judío Erranteque luchando con el cólera, casi en las agonías de la muerte, y sin mas poder que el de la voluntad, exclamaba: En fin, el guarda de la aduana, con sus aires de persona importante ó cancerbero del puerto, arroja sobre el recien venido una mirada escrutadora ó de protección, como para hacer comprender que tiene en sus manos las llaves de las puertas. Se llena de pólvora cubierta prostitutas calle vitoria universitarias prostitutas polvo de ladrillo y se dispara en las fiestas populares. Era una sola, entre mil banderas distintas, pero una sola me bastaba De un lado el lujo de la naturaleza, indomable y grandiosa, perfumada y llena de misterio; del otro el lujo de la civilizacion, de la ciencia, y la ostentacion de la fuerza vencedora del hombre. Catre antiguo de madera.
PROSTITUTAS FOLLLANDO EN LA CALLE ESTUDIANTES PROSTITUTAS Prostitutas alcalá de henares prostitutas en la gomera

Tres hombres cantaban primero una estrofa ; todos respondían con el estribillo, y luego tres mujeres cantaban otra, y así sucesivamente. La poesía es sin disputa la mas sublime de las manifestaciones del alma en sus relaciones con Dios, el hombre y la naturaleza. Mi alma se sintió dominada por un recogimiento profundo. Hasta el puerto de Nare todo es variado y pintoresco, de Conejo para abajo.

El sol quema como una brasa, el calor, de 36 grados, es sufocante, y la desolacion de la naturaleza comienza. Nare es un distrito de miserable población y aspecto insalubre, y que, salvo dos ó tres familias, no contiene sino bogas y gente de la raza indo-africana.

Sinembargo, es un punto muy importante para el comercio interior, de escala para el Estado de Antioquia, y su lindo rio cercano, de bastante caudal, es navegado por champanes y canoas hasta siete leguas arriba de su embocadura. Ya no queda allí sino el desierto inmenso, abrasado y sin majestad ni belleza. El vapor Antioquia llevaba un fuerte cargamento de senadores y representantes, sin duda no- asegurados , y por lo mismo su viaje era doblemente interesante. Fué por allí que Gonzalo Jiménez de Quesada, conquistador del Nuevo Reino de Granada, penetró en , dominando tan supremas dificultades é increibles peligros, que la historia, para ser justa, debe considerar esa expedición como la mas heroica, la mas extraordinaria que jamas conquistador alguno haya conducido y consumado.

El vapor se varó en frente de San-Pablo, porque el verano había disminuido mucho el caudal de las aguas, y allí tuvo nuestro amable Irlandés la ocasión de poner aprueba sus sesenta años. A las diez de la noche el puente del vapor tenia un aspecto singular. Cada lecho estaba cubierto con un toldo para defenderse cada cual de los terribles zancudos ó mosquitos, y la apariencia general era como de un hospital de campaña, un campamento ó un cementerio flotante.

El Irlandes, que después de trabajar como un Sansón habia tenido la previsión de beber como una bomba, dormía cerca de mí, y roncaba con la terrible majestad de las tormentas andinas. Las riberas del gran rio. El tercer dia de navegacion debia ser mas fecundo en escenas de todo género. El primer objeto curioso fué un grande escombro sobre una playa desierta: Mucho mas arriba habia visto también los restos del espléndido vapor Manzanares , volado en ; y en otros puntos del rio se pueden ver los del Honda , el Henry Wells y el Calamar , sacrificados también en los primeros ensayos.

Al cabo la navegacion por vapor se ha regularizado, el rio es surcado por ocho ó diez bellos vapores, en la parte baja, y ya se acaba de establecer uno pequeño en el alto Magdalena. Y en el intermedio Puede calcularse que el caudal de aguas que los cuatro principales afluentes del Norte Carare, Opon, Sogamoso y Lebrija le dan al Magdalena, equivale al que este rio recoge de todo el Estado de Cundinamarca. En Puerto-nacional y Regidor los cuadros característicos me parecieron curiosos en sumo grado.

Toda esa gente me pareció formar una raza enérgica, de excelentes instintos y capaz de ser un pueblo estimable y progresista con solo darle el impulso de la educacion, la industria y las buenas instituciones.

Al cabo el vapor lanzó su prolongado silbido; nuestro Irlandes declaró que era llegado el momento solemne de la vida, To drink and drínk! El currulao es la danza típica que resume al boga y su familia, que revela toda la energía brutal del negro y el zambo de las costas setentrionales de Nueva Granada.

Habia un ancho espacio, perfectamente limpio, rodeado de barracas, barbacoas de secar pescado, altos cocoteros y arbustos diferentes. Allí se confundian hombres y mujeres, viejos y muchachos, y en un punto de esa segunda rueda se encontraba la tremenda orquesta. Esos instrumentos eran mas bien de lujo, porque el currulao de raza pura no reconoce sino la gaita , el tamboril y la curruspa. Era un círculo eterno, un movimiento sin variacion, como la caida del torrente, como el caliente remolino de fuego ó de arena que se fija en un punto, en medio de un bosque incendiado ó en la mitad de una playa azotada por el huracan.

Es tal la resistencia habitual ó el teson con que esa gente se entrega al "currulao" que algunas veces duran hasta dos horas tocando ó bailando, sin descansar un minuto.

Aquella danza es una singular paradoxa: Ninguno de ellos goza bailando, porque la danza es una ocupacion necesaria como cualquiera otra. El cambio se hace como si al reedificar un muro se quitase una piedra para poner otra en su lugar. La vida para esas gentes no es ni un trabajo espiritual, ni una peregrinacion social, ni siquiera una cadena de deleites y dolores físicos: A juzgar por las relaciones de los viajeros del Asia, se cree uno trasportado al fondo de sus interminables desiertos, descendiendo el Eufrates y oprimido por la majestad de una soledad asombrosa.

La brisa falta enteramente; el cuervo y la garza pescadora, esos huéspedes del desierto, aparecen solos; los caimanes, reproduciéndose increiblemente, forman como palizadas sobre las quemantes playas, y el bosque no produce sino emanaciones de muerte en lugar de perfumes.

Allí no existe casi la vida, que es el movimiento reproductor del bien. El huracan reina solo, y su soplo abrasado parece contener todo el fuego de un infierno desconocido que existe entre los arenales, las rocas escarpadas, las ciénagas pestilentes y los escombros de las selvas calcinadas.

No hay un tinte estimable, una madera exquisita, un metal ó un producto de los trópicos que no pueda obtenerse allí para llevarlo por el Cesar y el Magdalena al consumo del mundo comercial. El canal de Loba , que arranca mas abajo en dirección N. La navegación se hace muy difícil para los vapores en el canal principal, y se reconoce allí la urgente necesidad de una obra de canalizacion que mejore la suerte del comercio.

La naturaleza misma parece estar indicando el medio infalible aunque un poco lento, pero nada costoso, de encaminar las aguas convenientemente. El encanto de aquellos paisajes, de aquella vegetacion, de aquellos cuadros naturales y de costumbres, es imponderable.

Ese trayecto valdría en Europa millones y millones de francos ó florines. El terreno es una angosta y larguísima vega toda cultivada y cuyo suelo casi no calienta el sol, segun es de tupido el follaje del bosque interminable que lo cubre.

Entre tanto, la escena es bien curiosa en el primer término del paisaje. Mompos es una ciudad interesante en todos sentidos. Situada la ciudad en un terreno bajo y arenoso, sin el amparo de montañas que la dominen, la brisa falta enteramente, sus arboledas se mantienen inmobles y el calor es tan sufocante 40 gr.

El primero es habitado por las clases trabajadoras, todas de color, de cuyo seno sale el impermeable y sufrido boga del bajo Magdalena;—gente alegre, jovial, alborotadora, libre en sus costumbres, robusta y varonil, y que apesar de sus defectos de educacion es honrada y leal, ama la patria con entusiasmo y se bate por ella con bravura, esgrimiendo el afamado sable de acero del Real de la Cruz , poblacion de la antigua provincia de Ocaña.

Es de esa raza vigorosa y altiva que han salido tantos valientes, de los vencedores en Tenerife y Barbacoas , en la época de la independencia, y mas tarde tan temibles combatientes en las desgraciadas contiendas civiles del Magdalena.

Mompos es la ciudad que resume por excelencia el contraste de la conquista ó la civilización española con la antigua situación indígena. Si la parte de arriba es esencialmente nacional ó colombiana, la de abajo es, por su estructura, enteramente española.

Pero Mompos no es solo una ciudad graciosa y pintoresca. Es tambien un depósito ó puerto de escala importantísimo, que hace juego con las plazas mercantiles del interior, Honda y Medellin, con la exportacion agrícola de Ocaña y Valle-Dupar, con las ferias comerciales de los pueblos del bajo Cauca y Magdalena, y con las ciudades de Cartagena, Barranquilla y Santa-Marta, por las cuales las ramificaciones del gran rio hacen girar el comercio exterior de Nueva Granada en su parte mas considerable.

Los vapores hacen siempre escala en Mompos; su plaza es afamada por su produccion de licores, joyería esmerada, herramientas y vasos porosos elegantes y finos.

En mi concepto, despues de Barranquilla talvez, Mompos es la poblacion de mas porvenir en el bajo Magdalena. Así, aunque este ha perdido mucho de su majestad por la gran disminucion de sus aguas en el canal de Loba, las orillas interesan mas porque revelan la existencia de la sociedad, casi nula en el trayecto que media entre Regidor y Nare. El Cauca , engrosado enormemente con mas de la mitad de las aguas del Magdalena , desemboca por tres hermosísimos canales paralelos, formando un delta de espléndida majestad, y los dos gigantes parecen abrazarse, envolviendo entre sus anchos brazos tres islas de suntuosa vestidura, cuyos sauces y gramíneas semejan enormes masas de esmeralda flotando en el centro de un océano de plata, iluminando por el sol ardiente.

Calamar es una poblacion de gran porvenir agrícola y comercial, bien importante ya por su posicion de escala, y que no carece de interes por las costumbres de sus habitantes y su estructura fisica. Sus habitantes, alegres y expansivos, recorren las calles ofreciendo víveres, montados en burros de la manera mas extravagante.

La montura es tan insegura que cada jinete es un equilibrista. Si he de hablar con franqueza diré que los burros de Calamar me parecieron mas racionales que los bogas de la aldea de Regidor. Calamar es en cierto modo el crucero de todas las vias mas importantes para el comercio del país, puesto que sirve de escala al movimiento interior que desciende de Honda, Nare, Puerto-nacional, el Cesar , y Magangué y Mompos ; recibe el movimiento comercial de Santa-Marta y Barranquilla , y facilita la comunicacion del Magdalena con Cartagena, ya por la via terrestre de Mahates y Turbaco, ya por la del canal del Dique , que desemboca directamente en la bahía de Cartagena.

Así, al cruzar esa región maravillosa, solo es permitido al viajero pronunciar una palabra: La naturaleza reina allí, teniendo por esclavo al hombre. Grandes sumas se han consumido en la apertura de ese canal;—bellas y legítimas esperanzas se fundaron en la obra, y sinembargo, lo que queda es un monton de ruinas y una via de navegacion embarazosa y llena de torturas para el viajero.

Aquello figura un arco triunfal infinito tendido sobre una calle cubierta de flores y de ricas colgaduras. De repente la bóveda se acaba y el canal se confunde en una ciénaga de majestuosa y melancólica hermosura.

El viajero se siente como anonadado, porque se encuentra muy pequeño, impotente, en presencia de aquella naturaleza exuberante y bravia Terribles caimanes se pasean, asomando sus cabezas bronceadas sobre la onda cristalina encrespada por la brisa que sopla desde la lejana costa del mar Caribe; el lago es extenso y de la mas extraña forma. Lo que el viajero puede sufrir allí, literalmente devorado por los zancudos , es indescriptible. Es un dolor atroz, incesante, cruel, torturador, que da la idea de la Inquisicion, del infierno, de la suprema desesperacion Desde el principio de la gran ciénaga de Palotal el paisaje toma nuevas y admirables proporciones.

El agua, cubierta donde quiera por una espesa capa de gramíneas profundamente arraigadas, tiene una profundidad media de tres metros, pero rara vez aparece en la superficie. Todo el vasto lago de verdura abarca una extension de muchas millas, limitado en su circunferencia por manglares interminables y muy tupidos, de aspecto suntuoso y magnífico.

Cartagena es la capital del Estado federal de Bolívar , uno de los nueve en que recientemente se ha dividido Nueva Granada, con una poblacion de , almas y una extension aproximativa de 40, kilómetros cuadrados, compuesta en su mayor parte de espléndidas llanuras y selvas, surcadas por hermosos rios navegables; con un clima general de 33 grados centígrados, en los veranos, y un desarrollo muy considerable de costas marítimas entre las bocas del Magdalena y las del Atrato.

El mar golpea por todos lados sus murallas; el cielo la cobija con un manto siempre límpido y azul; y los mil penachos flotantes de sus cocoteros hacen admirable juego con las altas torres de sus venerables templos medio arruinados, tristes y ennegrecidos por el tiempo.

La parte principal de la ciudad, formando una isla, ligada por un puente colgante al barrio de Jimaní que toca al continente, es toda de mampostería pesada; una enorme muralla, llena de fortificaciones en otro tiempo formidables, la circuye, defendiéndola de las invasiones del mar. El barrio de Jimaní , compuesto de casas de paja, hermosas quintas y reductos, y que se extiende hacia el pié de la Popa, es mas pintoresco y alegre, pero ménos interesante por su estructura material.

Al contrario, las pobres mujeres de la clase proletaria quizas deteriorada la raza por la miseria y la inacción , son de una fealdad dolorosa: Yo podría determinar las causas, pero me contentaré con hacer una reflexion. Cartagena es una gran ruina, es una tumba inmensa, y entre las ruinas y las tumbas se encuentran siempre, lo mismo el hermoso lirio lleno de perfume y misterio, y el blanco alelí de las murallas, que el lagarto feo y descarnado vagando por entre los pedriscos y los escombros donde vegeta la hiedra Cartagena tiene muchos elementos de prosperidad, y puede ser grande por la agricultura interior y por el comercio de importacion y exportacion.

El mundo colombiano, en todas sus regiones, tiene cuanta riqueza puede imaginarse: El 12 de febrero dejaba yo el puerto de Cartagena para tomar el vapor inglés Thames , en viaje para San-Thomas. Por primera vez sentia toda la solemnidad de ese acto de suprema confianza en la Providencia que presenta al hombre lanzado sobre un barco a la inmensidad del océano En el continente quedaba todo mi pasado, todo ese conjunto de tesoros que se llama la Patria ; y en la onda agitada del abismo se levantaba la sombra vaga del porvenir.

Delante de esa grandeza, de ese abismo que guarda en su seno la base de los continentes, de esa majestad suprema de la naturaleza, es preciso tener fe, levantarse hasta Dios, vivir con el pensamiento en la eternidad, llenarse de la idea de lo infinito, creer en la eterna armonía de la Creacion, admitir la noción sublime del progreso indefinido, admirar la supremacía del hombre sobre los elementos!

Allí, en medio de ese piélago que se mueve sombrío é incansable, sobre ese lomo de cristal líquido que nos lleva de continente en continente, es preciso sentir profundamente, admirar, adorar en silencio, vivir de una divina inspiración, ser poeta, cantar, y sentir en el corazon un no sé qué de heroico, de grande, segun la inminencia aparente del peligro!

Eran las cuatro de la tarde, y el vapor Thames , bufando como un dragon amenazado por los monstruos del abismo, surcaba las ondas con dificultad. El mar estaba agitado, y en vez de la superficie verde y cristalina de la bahía de Cartagena, no se veia al derredor sino una serie de colinas de agua negra y sin brillo, perdiéndose en el horizonte en una prolongada y fuerte ondulacion.

Allí sentí una cosa que por un momento me pareció miedo. Miraba el remolino inmenso, me estremecia y me parecia que algun impulso secreto me empujaba sobre el borde del navio para precipitarme entre las espumas de la estela. Después me convencí de que no era miedo lo que me dominaba. Al fin todo perdió su forma y su color; la altura de las ondas, abultada por la óptica, cubrió la lista lejana; la perspectiva se acabó, y en vez de la tierra no ví sino la faz movible y escarpada del océano.

Entonces mi pensamiento comenzó otro giro. La ancha y reluciente estela del vapor me hizo meditar en la historia de la ciencia y del heroismo, y evoqué con recogimiento y veneracion la memoria de Vasco de Gama, de Colon, de Balboa, de Magallanes, de Cortés, de Pizarro, de Lapérouse y de Cook, cuya fe y abnegacion han hecho avanzar el mundo en la carrera perdurable de la civilizacion!

Sí; el hombre es soberano porque no es esclavo de la materia, porque es inmortal como especie y pensamiento, porque su destino es el progreso indefinido, sin mas principio que Dios y sin otro fin que Dios! La noche había tendido sus sombras sobre el inmenso piélago, y yo meditaba todavía, sentado cerca del timón del Thames.

De repente un sudor frió me inundó la frente, haciéndome temblar. Quise levantarme, y sentí que la fuerza me faltaba, que la sangre se helaba en mis venas y arterias, que un horrible zumbido me hacia perder la vista, el oido y la conciencia de mi ser; en fin, que un vértigo se apoderaba de toda mi organización.

Entonces me acordé de Rodin, aquel terrible personaje del Judío Errante , que luchando con el cólera, casi en las agonías de la muerte, y sin mas poder que el de la voluntad, exclamaba: Pero al ver que esta sucumbía,—me dije con resolución: Me puse de pié, me agarré de las vergas laterales, de las barandas, y marché. Pero quince minutos después me paseaba libre y sereno sobre la cubierta de popa, fumando y riendo, y luego, en asocio de un amigo y compatriota, hacia saltar el corcho de una botella de champaña para beber por la patria, diciéndome interiormente: La poblacion del vapor Thames.

El 13 de febrero estaba yo desde muy temprano sobre el puente del paquebote. El contraste de aquellas maravillosas hermosuras del elemento iluminado y agitado, con la soledad de aquel desierto movedizo, era imponente. El sol, la brisa, las ondas y el cielo azul y trasparente reflejaban la vida, mientras que la muerte y la desolacion se revelaban en esa inmutabilidad, en ese silencio, en ese vaiven incansable de un abismo colmado por las aguas del globo entero!

El hombre es como el océano: Despues de contemplar y admirar era preciso observar la composicion de ese pedazo de la civilizacion que se llama un Vapor. El vapor americano es al inglés lo que el hotel de lujo al café ó restaurador. El viajero se siente mucho mejor bajo la bandera estrellada que bajo el leopardo. Generalmente los capitanes de los paquebotes ingleses son muy poco galantes, y muchos de sus oficiales son ordinarios en su educacion y sus modales.

Algunos Pursers son tan Probablemente los escamotadores llaman eso hacer sus economías. Los camarotes de los vapores ingleses carecen de comodidad, y el servicio de los domésticos es difícil y desagradable. Los pasajeros que, por su desgracia, no saben explicarse en buen inglés, tienen que hacerlo con libras esterlinas y chelines, en cuyo caso son perfectamente comprendidos.

Un Inglés tiene tanta fatuidad de raza, que jamas responde, aunque conozca una lengua extraña, si no le hablan en la suya, ó si no le muestran la bolsa que es lo mismo. Los vinos, cuya venta es una brillante especulacion del capitan, son casi todos detestables, sobre todo los franceses y españoles, y el buen bebedor tiene que contentarse con el abominable brandy, la cerveza comun ó la insípida limonada gaseosa, excelente para el mareo pero nociva para los nervios.

Es que el Inglés sabe beber, pero no comer, y tiene el gusto en el estómago, especie de tonel, mas bien que en el paladar. A bordo del Thames se habia reunido una sociedad de las mas heterogéneas. El buen viejo parecia muy contrariado por falta de confianza, y se habia vuelto taciturno. No faltó quien informase luego que el muy taimado de la sangre azul tenia sus viejas marrullas de rezandero, que le hacian parecer pasablemente pecador. En ninguna parte es tan ridículo el tartufo como en alta mar.

Pero nada tan curioso como una Francesa que venia de San-Francisco de California con su marido, victima de un mareo permanente. Lo que refiero no es una invención, es la verdad, y yo mismo me aturdia al ver esas escenas singulares, incomprensibles en una mujer y sobre todo en una Francesa. En general la actitud de los viajeros era fría y reservada, durante los tres primeros dias, cosa muy natural.

La isla de San-Thomas es una colina rocallosa, rodeada de agua, y nada mas. En breve nuestro paquebote se llenó de lavanderas, fruteras y vendedoras de fruslerías y corotos de toda especie, algunos de los cuales fabricados de paja, cerda ó pita, me parecieron objetos de arte muy curiosos. La noche había llegado y yo me encontraba sobre la cubierta de popa del Thames , mi domicilio marítimo hasta el día siguiente. La escena era admirable y me hizo recordar algunas lecturas sobre las noches hechiceras de Venecia.

A mis pies, formando cadena sobre un puente de trasbordo, trabajaban los marineros, entonando en coro sus canciones favoritas que producían eco en las colinas de la costa. Ese vapor tenia su banda de orquesta y su primera sonata me estremeció de placer, porque me trajo mil recuerdos de la patria: Después siguió Guillermo Tell , esa onomatopía admirable, que revela en su conjunto de profundas melancolías y de arranques ruidosos y atropellados todo el sentimentalismo y el entusiasmo de Rossini, el artista del amor y de la gloria.

El himno nacional es para los Ingleses como el bendito ó el padre nuestro para los Españoles: Cuando el hombre se abandona al océano, su alma comprende mejor el amor, la esperanza, el valor de la patria, la poesía, lo grande, lo sublime, porque siente que la sombra de Dios vaga sobre las ondas, en el azul del cielo y en todo el misterio de la inmensidad!

A las nueve de la mañana todo el mundo lanzó su grito de despedida, al empezar con alegría y confianza la segunda navegación. Lord Palmerston acababa de caer del ministerio, con toda su clientela, por consecuencia del célebre ó ruidoso acontecimiento del 14 de enero en Paris. Allí habia de todo, y podía con facilidad hacerse la comparacion de las razas, las costumbres y los tipos característicos de cada sociedad, distribuidos entre unos ochenta pasajeros.

Y sinembargo, no hay viajeros que se trasformen mas que los hijos de Hispano-Colombia, acabando por asimilarse todo lo que encuentran mas saliente en las sociedades europeas, sobre todo en Francia. Los Alemanes, ó se manifestaban pensativos, cerca de un mueble marítimo, pasando horas enteras en fumar y mirar el cielo y el océano con profunda melancolía, como abstraídos del mundo por algun ensueño; ó se reunian en grupos exclusivos para conversar en voz baja y pasearse interminablemente del uno al otro extremo de la cubierta.

El Frances es el hombre del mundo que mas lee, sin contar con que es el que mas canta y rie. Todo lo que es artístico le encanta, y si adora el equívoco calembour , es precisamente porque en él la malicia del pensamiento se formula con arte. Ademas el Francés es el rey de los viajeros.

Si el Inglés no tiene rival en su furor de viajar, el Francés le aventaja en el arte de viajar. Los Ingleses, por de contado, hacian un gran contraste. El orgullo es la fuente de todas sus virtudes, como de todos, sus defectos. En general, el Italiano es chistoso, amigo de historietas ó anécdotas, entusiasta por lo bello y por la libertad.

Él ama las bellas artes, pero no precisamente por el arte, ó la composicion ingeniosa, sino por la belleza que reproducen ó crean aquellas. Desinteresado y generoso, jovial, vehemente, su idea fija es la libertad y la unidad de Italia, y su fe no se extingue jamas. Un Italiano escéptico es un fenómeno, porque la esperanza es la sola fuerza de su vida.

Y como consecuencia de esa fe que le es característica, su resignacion es admirable para soportar la expatriacion y todos los contratiempos. Unidos y leales entre sí, hacian causa comun en todo y para todo. Sobrios en lo general, no les faltaba un momento el cigarrillo ó el cigarro, y se hacían notar donde quiera por su ardiente algazara.

Por otra parte, no hay un pueblo tan nacional como el español. Durante algunos dias el océano se habia calmado, y su admirable inmovilidad carecía de interés. Lejos de las costas, en alta mar, la escena es monótona cuando la tempestad no agita los ondas y produce sus fenómenos sublimes. Aquella mujer comía tanto, tanto Otro tipo femenino bien curioso era el de una Inglesa de la sangre caliente, fenomenal, que no se daba por notificada de sus sesenta inviernos.

Habia naufragado recientemente en las Antillas, y referia el episodio terrible con una frescura singular. Entre los compatriotas de esa alegre Megera se distinguian por sus extravagancias un ministro presbiteriano y otro anglicano en ciernes. El primero, largo de dos metros y medio, seco y cadavérico y lleno de manías, andaba siempre con una Biblia en hebreo, dando consejos, hablando solo, haciendo extrañas gesticulaciones, y retozando con los niños de algunas señoras. Era un excelente médico, buen cristiano y humanitario en extremo.

Su idea fija era la abolicion de la esclavitud, y se veía que el extravío de la razón, que no era sino mediano é inofensivo, había dejado intacta toda la pureza de un nobilísimo corazón.

Reprobaba mucho el juego interesado, bailaba con los hombres con sumo entusiasmo, era en extremo sobrio, extravagante en su vestido y sus movimientos, y en sus buenos ratos leía los salmos con unción y aprobaba mucho diversiones tales como el baile y el canto. Un dia le pregunté si tenia vocación para el sacerdocio, y por qué se manifestaba tan profano, y me dijo: Un vapor es una Babilonia ambulante, en cuyo interior se puede estudiar el mundo mejor que en ninguna parte.

El médico del vapor, caballero muy estimable, habia muerto en lanoche anterior, de fiebre amarilla, enfermedad contraída en San-Thomas, donde la muerte hace todos los años abundante cosecha de viajeros.

Toda la tripulación estaba reunida en el escotillón, miéntras la mayor parte de los pasajeros dormían. La ceremonia era solemne y profundamente aflictiva. La idea de la inmortalidad, de la eternidad, de lo infinito, parecía revelarse con mas elocuencia y energía en ese cielo sin horizonte, en esa superficie movible, inmensa, incansable, cuyas ondas remedan el flujo y reflujo de la humanidad entre la vida y la muerte, y la existencia de un espíritu universal que todo lo agita y no perece nunca Los marineros lloraban en silencio, con una emoción tan honda que compadecía.

Solo ese abismo, que recibe todo el tributo de la tierra, y sobre el cual se revela con mas esplendor la omnipotencia de Dios y la grandeza del hombre, es digno de recibir los despojos de la criatura inmortal cuyo espíritu jamas perece! Después, el día 28, estuvimos en plena tempestad. La noche multiplica siempre la gravedad de las impresiones, y es el sol con sus eternas alegrías el que hace palpitar el corazon de esperanza y placer.

Por una singular casualidad, el canal estaba tranquilo como un lago, y sus aguas verdes y trasparentes reflejaban un cielo magnífico.

Recordaba las selvas y los desiertos de mi patria, donde la naturaleza reina sola en todo su esplendor; donde faltan el cultivo, el arte, la prevision y los monumentos que atestiguan un colosal progreso y la actividad de la vida industrial; y la comparación me afligia profundamente.

La ciudad y su puerto. La bahía, penetrando en la tierra vigorosamente, se ensancha en el, interior en una especie de círculo oblongo, y por todos lados la costa es el término de colinas notablemente bellas, pobladas de quintas, palacios, bosques artísticos de pinos y encinas, jardines espléndidos, sementeras de cereales y huertas de frutas y legumbres.

En Inglaterra se tiene un gran respeto por la palabra del hombre, y la sinceridad es siempre el camino mejor. Después de salir de los vastos salones de la Aduana, el viajero se ve asaltado por los cocheros y carreteros, especie de mendigos sobre cuatro ruedas, que se disputan los chelines del gentleman novicio. La primera parte de la ciudad pertenece propiamente al puerto, la aduana, la estación del ferrocarril y del telégrafo y todo lo relativo al servicio de comunicaciones.

Allí es donde tiene el marino su soberanía, campea gallardamente el remero, atruena el carretero, y se pavonea, trasformado, el steward sirviente de paquebote que pocas horas antes servia al pasajero la hirviente taza de punch.

El cuadro de costumbres es animado y vigoroso, porque todas las gentes que se cruzan por las cercanías de la aduana son los obreros del sol y del agua, endurecidos por las fatigas de un trabajo penoso.

Ya tropieza el viajero con el marino de pequeña estatura, rollizo y mofletudo, con su chaqueta de paño negro, abierta, el ancho cuello de la camisa de franela, el sombrerito redondo y charolado, puesto al desgaire sobre una oreja, la corbata negra y flotante y los monumentales botines llenos de clavos, sonando como herraduras de caballos. En fin, el guarda de la aduana, con sus aires de persona importante ó cancerbero del puerto, arroja sobre el recien venido una mirada escrutadora ó de protección, como para hacer comprender que tiene en sus manos las llaves de las puertas.

El Francés ama el teatro, el café y el periódico;—el Inglés las carreras de caballos, la Bolsa y el almacen. En Inglaterra se vive tan apriesa, que la nación entera es un circo de corridas de caballos ó un inmenso railway. Allí no hay tiempo para sentir el corazon, porque el bolsillo es todo. Ser Inglés negociante no es una manera de ser moral ; es apenas una operacion de aritmética, formulada por una cabeza, un par de brazos, otro de piernas, etc.

Southampton es una bella ciudad. Carece de monumentos, porque es casi nueva, pero tiene varias iglesias de estilo gótico normando algo curiosas. No faltan bellos paseos, grandes plazas muy bien mantenidas y abundantes mercados. El barrio opulento, donde tiene sus grandes y lujosos almacenes el comercio, es el del lado occidental, comprendiendo principalmente las calles magníficas de High y Oxford , en cuyas innumerables tiendas se encuentra reunido cuanto la civilizacion de Europa y el comercio del mundo pueden producir.

Allí toda poesía falta: Pude confirmar esta opinion al visitar, por la primera vez de mi vida, en Southampton, una iglesia protestante. Y sinembargo, hoy es frio, reflexivo, civil, pacífico, humano, moral y eminentemente progresista. No hay en Inglaterra objeto tan respetable como las tumbas; un cementerio es allí positivamente el templo de la muerte, que goza de absoluta inviolabilidad. No dudo que este sistema de panteones al aire libre, dentro de las ciudades, sea pernicioso para la salud; y en Inglaterra se trabaja ya por suprimirlos.

La multitud, al desfilar por la calle delante de un panteon, comprende cada dia que la tumba es el fin de las miserables pasiones de una vida que la virtud no engrandece, y fortifica su conciencia para la peregrinacion mundanal con el pensamiento de ese algo misterioso que se adivina detras de la losa.

Pero esas mujeres de tan completa hermosura, carecen, en general, de esa vida en la mirada, ese fuego en la sonrisa, esa poética expresión reveladora del alma y del sentimiento, que constituyen la belleza. Pero si Inglaterra es el país de las hermosas, y Lóndres encierra centenares de miles de esas hadas engañosas verdaderos sofismas, puesto que lo moral no corresponde con la seducción física ,—las ciudades como Southampton y Liverpool son los puestos avanzados de ese admirable ejército de caras admirables.

Pero luego luego fué reparando que sus señoritas vendían frutas ó baratijas, ó llevaban distintivos de domesticidad, y perdió sus primeras ilusiones, en asocio de unas cuantas manotadas de libras esterlinas representantes de las viejas onzas desempaquetadas. Un dia vió pasar una hermosa sirena en un lujoso coche, y luego descender sobre el enlosado de la calle.

Se cruzaron, y la Inglesa que adivinó bajo el paltó del Colombiano la existencia de una mina de oro, le arrojó una de esas miradas que tumban de redondo como las bolas del gaucho de Buenos-Aires, y le magnetizó.

Preciso le fué resignarse. En el hotel en que permanecí en esa ciudad con mi familia, durante cuatro días, había una señorita sumamente linda, llamada Fanny, y estaba hospedado un joven compañero mío de navegacion. Esto significa que si los propietarios actuales de burdeles venden sus bienes raíces, ya no se permite que sean un burdel. Hay muchas historias infundadas casa de prostitutas prostitutas guapas suelen contarse sobre la Zona Roja y todas son exageradas.

Pero depende de cada persona. Se dice que muchos de los marineros que llegaban al puerto de Amsterdam eran casados, pero llevaban tanto tiempo deseando el abrazo tierno de una mujer que cuando amarraban bajaban corriendo hacia los aposentos de una, cometiendo un grave pecado. Prostitutas por euros precio prostitutas amsterdam - team skeet El gobierno de ese país presentó un informe en el que cifraba en 6.

En general las personas que no han nacido en el barrio se quedan solo por algunos años. Denuncien o no la víctima de la trata a la policía, en ambos casos prostitutas por euros precio prostitutas amsterdam jodidos y arriesgan su licencia, una paradoja creada por la ciudad en busca de la sangre de los operadores de burdeles, deseosos de cerrarlos por cualquier razón.

La mayoría de los operadores de burdeles tienen sus burdeles durante décadas, y a menudo son negocios familiares. La prostitución siempre estuvo presente, por ejemplo en la Edad Media los burdeles se hallaban en distintos lugares, por ejemplo los ubicados entonces en la actual calle Damstraat eran administrados por el Sheriff de Amsterdam y sus hombres de confianza.

Rodillos o cestos de paja que se emplean para recoger frutas y legumbres. Convulsiones nerviosas, casi imperceptibles, con que se reacciona ante el miedo, la sorpresa o la angustia. Pollo, ave recién nacida o de algunas semanas. Generalmente se aplica a los niños encargados de esta labor. Planta leguminosa de fruto pequeño y comestible. Torta de maíz tierno envuelto en hojas. Mazamorra de choclo molido, leche y sal. Mestizo de europeo e india. Aplícase también al indio civilizado. Mestizo de indio y blanco.

Con frecuencia se usa con valor despectivo. Su madera se emplea en bastones y otros objetos de adorno por su hermoso color oscuro y jaspeado. Mestiza joven vestida como mujer de clase media. En la zona del Paraguay y NE de Argentina es un insulto. Se aplica tanto a hombres como a mujeres. Plato pequeño y hondo de barro cocido, y a veces enlozado. Estado de obnubilación y angustia que sigue a la borrachera.

Maíz cocido y secado al sol, molido después y utilizado para sopa o como condimento en diferentes guisos. Espigas y otros restos de la cosecha que la recolección deja en las sementeras. Quien recoge el chugchi. Choza indígena hecha de ramas o paja. Hombre o mujer de clase media que trata de superarse por las apariencias. Faja de caito usada a guisa de cinturón. Patata seca al hielo y al sol.

Homenaje a la Pacha Mama en los estrenos. Estado del que no ha bebido. Manjar de quinua o trigo molido con agua, papa y carne. Cualquier hierba leñosa combustible. Planta de la familia de las compuestas. Su tallo se emplea en la cestería. Guiso de chuño y huevo. Cierta variedad de maíz.

Poner gesto de enfado. En la n ovela indigenista, dícese de los siervos de un latifundio. Disco de barro en el que se cuecen las tortillas. Sometidos al concertaje, contrato por el que los indios recibían tierra y un salario a cambio de su trabajo en las haciendas. Instituido para acabar con los abusos de la mita colonial, engendró otros, en buena medida relacionados con el endeudamiento que normalmente ligaba al campesino, de generación en generación, con el propietario de la tierra.

Heces, especialmente de chicha. Agua salina corrosiva de los socavones. Nombre dado a la moneda mala y a los cigarros ordinarios de papel blanco y grueso. Tela de variados colores que, a manera de saya, usan las indígenas guatemaltecas.

De la misma condición, fuerza o brío. Traje de una pieza, sin mangas y descotado. Camisa de algodón que usan los campesinos. Sacos flojos y ordinarios. Mujer de respeto y alta jerarquía. Con frecuencia se usa para hacer referencia a blancos y cholos, en oposición a los indios o naturales. Conjunto de alimentos que el campesino lleva en viajes o al trabajo. Variedad de patata con que suele alimentarse a los cerdos. Indio que cuida las reses en una hacienda.

Genio maléfico que surge de cerros y quebradas, y se identifica con el arco iris. Puede embarazar a las mujeres y causar enfermedades: Catre antiguo de madera. Fornicar, tener ayuntamiento sexual. Ver Hilacata y varayok. Término que se aplica a los miembros del Partido Conservador Ecuador.

Tusa, raspa o mastelillo del maíz en mazorca. Traje de una sola pieza que usan los campesinos de la selva. Hojas que envuelven la mazorca de maíz. Cobayo, conejillo de Indias. El mundo es ancho y ajeno. Prólogo de Mario Vargas Llosa. Edición crítica de Antonio Lorente Medina. Prólogo de Washington Delgado. Carlos Milla Batres, ed. Editorial Milla Batres, El zorro de arriba y el zorro de abajo.

Edición crítica de Eve-Marie Fell coordinadora. Librería Editorial Juventud, Los toros salvajes y otros relatos. Editorial del Pacífico, S. Editorial Argos Vergara, Ministerio de Educación, La tierra es el hombre. El huasipungo de Andrés Chiliquinga. Casa de la Cultura Ecuatoriana, Diccionario Quechua y Aymara. El pueblo sin Dios.

0 thoughts on “Prostitutas en valdepeñas las prostitutas se enamoran

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *